“Surfeamos la ola y nos subimos al tren”

Así define Alejandro Rodríguez el paso que debió dar GS1 Argentina a partir del nuevo contexto que impuso la pandemia de coronavirus. El Gerente General de la organización puntualiza y describe los desarrollos tecnológicos que la organización implementó para dar respuesta a las demandas de sus veinte mil asociados.


La pandemia de coronavirus puso a GS1 ante un escenario especial. ¿Estaban preparados para actuar en este contexto?

#En GS1 todo este cambio que trajo la pandemia se resumió en acelerar lo relacionado con el trabajo a distancia. Hacía un año que la Organización estaba desarrollando ya su esquema de home office. Lo que era una prueba piloto pasó a ser un instrumento. Cuando se habla de home office uno cree que se habla sólo de tecnología, pero lo importante es entender esta modalidad de trabajo y llevar bien las responsabilidades. No es lo mismo el seguimiento del día a día que decir “tomá la tarea, hacela y después la vemos”. Estábamos acostumbrados a estar cerca de la gente, a seguir los trabajos al detalle, pero por suerte nos agarró con un buen entrenamiento y en una semana pudimos adaptar más que nada algunos anchos de banda y algunos equipamientos que nos hacían falta para acercar a nuestros colaboradores. Así, a la semana de implementado el aislamiento GS1 estaba trabajando de manera total con home office y hoy seguimos trabajando exclusivamente así. Nuestras aulas de capacitación no se pueden usar y algunas actividades muy puntuales que los socios demandan, que tienen que ver con verificación de códigos de barras, impresión o algunos temas de medidas de cajas, los cumplimentamos trasladando las herramientas de medición hacia la casa de algunos de los colaboradores para las verificaciones y los testeos. La tecnología ayuda muchísimo porque hoy en día podemos contar con impresoras de altísima resolución, con lo cual nos pueden enviar los códigos y nosotros hacemos la verificación en el momento. Es muy bueno lo que pudimos hacer porque si bien todavía siguen habiendo algunos errores con los códigos en un porcentaje cercano al 15%, y cuando ese error se detecta, a veces ya no queda otra posibilidad que tirar a la basura miles de etiquetas con un costo extra que nadie quiere tener.

En un contexto inédito como una pandemia, ¿qué beneficios recogieron por integrar una Organización Global?

#Lo bueno de ser globales es que tuvimos tiempo de prepararnos. Como todo ocurrió primero en el hemisferio norte empezamos a ver los cambios y a partir de ahí desarrollamos herramientas y programas para nosotros y nuestros asociados que son 20 mil, con un porcentaje altísimo (95/96%) de PyMEs. Visualizamos un cambio muy fuerte por el aislamiento, por la manera de comercializar, un corrimiento fuerte hacia la digitalización de las empresas y hacia el e-commerce. En el home office, en Latinoamérica éramos los más avanzados, y en cuanto a la digitalización nos situamos en el lote de punta, sobre todo porque veníamos desarrollando la plataforma EDI GS1 orientada a la digitalización y la democratización de los servicios, y también porque lanzamos con éxito el programa de apoyo a pymes “del Beep al Click”. En muchos casos se dejó de vender físicamente porque había que evitar el ir al supermercado, y se pasó a la venta virtual a través de los marketplaces, del whatsapp. Eso llevó a GS1 a acelerar procesos, a tomar conciencia de la importancia de los temas que veníamos trabajando en identificación, trazabilidad, y que por falta de presupuesto se posponían.

¿Qué balance hacen de la implementación de la plataforma de Servicios EDI, después de casi un año de lanzada, en abril de 2019?

#Estamos muy satisfechos. Ya tenemos integradas más de 30 cadenas, retailers mayoristas, droguerías, que están transaccionando documentos con nosotros, con lo que llegamos a 300 asociados. Tenemos una plataforma que está funcionando muy bien, que por estar desarrollada con tecnología muy nueva es muy adaptable, y que nos ha permitido transaccionar con más de 14 documentos distintos. Además estamos trabajando fuertemente con todo lo que tiene que ver con la resolución de AFIP sobre notas de crédito, pero sobre todo estamos abocados a algo que GS1 nunca va a dejar de hacer: definir cómo tienen que ser los estándares de los distintos documentos que intercambian los participantes de la plataforma. No dejamos de reconocer que apenas llevamos en esto un año y algunos meses de vida en un mercado que tiene más de 20 años de desarrollo.

¿Cómo trabajaron con las PyMEs el proceso de concientización de la importancia de la digitalización?

#Nuestros servicios están orientados hacia 2 grupos de retailers, uno que tiene que ver con las empresas medianas-grandes y grandes, y otro con las PyMEs y los pequeños emprendedores. Para estos últimos hemos desarrollado una plataforma web que puede ser utilizada desde cualquier tipo de dispositivo (computadora, laptop, celular), con la que hoy una PyME puede responder eficientemente cualquier demanda digitalizada. Es algo sencillo de implementar porque sólo hay que acceder a una página web de fácil manejo. También estamos extendiendo estos servicios para las cadenas regionales, para que puedan subir a sus proveedores a su plataforma. Sabemos que para una PyME una de las barreras de entrada es el costo mensual y el costo de integrar algo a un sistema que quizá no tienen, por eso cuando desarrollamos EDI GS1 tomamos la decisión de abarcar todo el mercado poniendo especial foco en las pymes.
¿El uso de la plataforma EDI impulsó el desarrollo de nuevas herramientas a requerimiento de las empresas?
#Muchas veces se impone lo urgente y lo importante se demora un poco. Al principio nos vimos obligados a desarrollar soluciones que tienen que ver con lo impositivo y por eso salimos fuerte con todo el tema de la 4540 o con algunos otros temas que tienen que ver con cómo emitir las facturas. Pero conociendo bien a quienes son nuestros clientes podemos empezar a hacer desarrollos como por ejemplo el de EDI para soluciones logísticas.

¿Desde qué otros sectores son requeridos los servicios de GS1, además del canal moderno?

#En salud estamos trabajando mucho y tenemos ya muchas droguerías integradas a nuestro sistema. Eso se da porque muchos de los proveedores de consumo masivo también son proveedores del circuito de farmacias y droguerías, y también nos está acelerando en salud todo lo que tiene que ver con EDI porque está relacionado con algo que trabajamos que son los proyectos de entrega certificada, que valen tanto para consumo masivo como para salud. La verdad es que en salud, por la forma que tiene el esquema de distribución, menos actores se pusieron de acuerdo más rápido y así pudimos avanzar enseguida con la entrega certificada que no es sólo “no voy a recibir sin controlar”, sino también “voy a controlar menos pero de una manera más eficiente”, haciendo un muestreo según un procedimiento de respaldo donde van a haber muchos documentos que viajan con información como el aviso de despacho, el aviso de recepción, y otros varios documentos más que refuerzan todo lo que tiene que ver con el sistema de entrega certificada.

¿En qué consiste OSA y cómo suplanta o se complementa con el FMG?

#Hace muy pocos días tomamos la decisión de no hacer el estudio de Faltante de Mercadería en Góndolas (FMG) en este año, por la pandemia y por las restricciones que acarreó la situación. Entonces, lo que hicimos fue desarrollar un estudio que llamamos In Stock 2020, que es como hacer un FMG pero virtual. Si bien no podemos determinar las causas como hacíamos con la forma presencial, lo que hicimos fue trabajar con más cadenas, con más proveedores, tener la información diaria e ir desarrollando de alguna manera herramientas para que de manera semanal o quincenal se sepa cómo se estaban comportando los surtidos y el abastecimiento en cientos de locales, haciendo un seguimiento puntual muy importante a las familias de productos que tomaron mayor dimensión en esta pandemia.
Por otro lado el Estudio OSA (On Shelf Availability) fue el resultado de todo el expertise que alcanzamos con FMG. Desde hace un año damos un servicio a los proveedores en las cadenas que quieren que sean medidas, les medimos todo el surtido o un surtido acotado y se ve cuáles son las causas por las cuales está faltando el producto. A diferencia de algún otro servicio similar, nosotros detectamos y trabajamos sobre las causas. Además, ponemos la información online a disposición de la cadena y los proveedores. OSA es una tarea muy colaborativa que consiste en un servicio que contrata un proveedor en acuerdo con el retailer para trabajar en sus locales. Toda la información se comparte y se trabaja colaborativamente, muchas veces de manera online, conociendo stocks, disponibilidad, y resolviendo sobre situaciones como reposición interna y externa. Todo lo que se trabajaba en el FMG se trabaja ahora en el OSA pero en el día a día. Con el FMG se hacían 2 mediciones por año, mientras que con el OSA se hacen mediciones semanales.


Seguramente, las grandes cadenas son las que más demandan el OSA.

#En principio sí, pero a partir de agosto, cuando retomamos las mediciones OSA, comenzamos a trabajar y desarrollar un OSA también para PyMEs. La idea es que si hoy a un proveedor grande le medimos 150/180 artículos, a una PyME le medimos de 10 a 15 artículos, de acuerdo a su surtido y con una relación precio/servicio acorde al esfuerzo que nos demanda.

Refirió que hay fallas en un 15 % de los códigos cuando son verificados. ¿Ese porcentaje representa un estándar internacional o en la Argentina debemos mejorar mucho?

#Llevemos tranquilidad: No nos referimos a los códigos que ya están en la calle sino a las preverificaciones. Este año en GS1 vamos a volver a hacer el estudio de legibilidad que hicimos hace cuatro años verificando lo que sí pasa por la caja, y a partir del resultado veremos si mejoramos el número que nos indica un pequeño desfasaje con Europa o Estados Unidos. Ahí hay una oportunidad para mejorar, sobre todo en lo que tiene que ver con productos frescos, productos de marcas propias y productos de segundas o terceras marcas que también, por suerte, son muchos de los que nos están llegando para verificar. De todos modos, no siempre es el código o la impresión del código el problema, muchas veces puede ser también un problema de tecnología, de cómo se lee. Eso le sirve mucho a las cadenas para entender si está pasando algo con los escáneres, algo que se detecta si tienen un muy buen nivel de lectura en una sucursal y uno muy bajo en otra, por ejemplo.

¿Proyectan el desarrollo de otros programas para el seguimiento de los productos en el interior de las tiendas?

#Este año comenzamos haciendo un estudio de mermas y desperdicios que estamos llevando a cabo dentro del programa gubernamental “Valoremos los Alimentos”, con el auspicio del BID (Banco Interamericano de Desarrollo) y la intervención de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura). Pronto vamos a sacar el primer informe en el cual y con la colaboración de varias cadenas pudimos armar un seguimiento de mermas y desperdicios. A partir de los resultados se tratará de trabajar, en principio, para que todos midamos de la misma manera. Por otro lado, la idea que hay es la de reducir lo más que se pueda los desperdicios que significan cientos de toneladas de alimentos tirados al año por problemas de manejo. En el interior de los locales estamos trabajando en desarrollos para que a través de una nueva codificación se pueda ver online la información de los vencimientos de los lotes. Esto tiene mucho que ver, sobre todo, con la salud del consumidor.

GS1 vivió una gran transformación desde que inició su historia organizacional. Pasó de proveer un código de barras a ofrecer un abanico de desarrollos tecnológicos. ¿Hacia dónde apuntan en el futuro?

#GS1 a nivel mundial digitalizó a los supermercados y a los proveedores. Pasamos de marcar los precios con una pistola manual a que se lean a través de un código de barras, y a partir de ahí nos dedicamos a digitalizar cada vez más, pero siempre hablando de identificación. Después empezamos con todo lo que tiene que ver con la generación de estándares de documentos EDI. Cuando uno habla de digitalización, quizá no ve todo lo que se hizo antes para que hoy puedan viajar por Internet documentos estándares como remitos, facturas, etc., y para que en cualquier lugar del mundo se pueda leer un código de barras. Imaginemos que a cualquier producto importado haya que reetiquetarlo porque no se lee el código que porta. GS1 hoy tiene innumerables servicios digitales, como el desarrollo de la plataforma EDI, y también la plataforma TrazAR. Esta la terminamos hace 2 ó 3 meses y ya estamos trabajándola con empresas casi en vivo, midiendo la trazabilidad completa de la cadena. Es muy útil para una empresa PyME que necesita llegar a proveedores con estándares de calidad muy altos y que necesita conocer qué pasó con el producto desde que se empezó a producir. El sistema TrazAR permite hacer un seguimiento registrando evento tras evento. Y lo último que desarrollamos y que fue como adentrarnos todavía más en la digitalización, fue el programa “del Beep al Click”. Además firmamos convenios con la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), con el Instituto Argentino del Envase, con empresas como VTEX que son desarrolladoras de plataformas, y con diferentes Ministerios de la Producción de todo el país, entre muchos otros. Hay un abanico de empresas que sumamos a este programa de ayuda para PyMEs y emprendedores, que están orientadas hacia la digitalización, desde los documentos del día a día hasta cómo vendo por e-commerce. Por ejemplo, con Google estamos capacitando a nuestros asociados para que sus páginas puedan estar mejor posicionadas en el buscador. No cabe duda de que hoy más que nunca la información es clave. Todo el mundo habla de la inteligencia artificial, del machine learning, y nosotros decimos que sin una correcta identificación es muy difícil obtener como resultado una buena información. Si está mal la identificación o la codificación, para adelante todo va a estar mal y el proceso no va a dar el resultado que debiera. También estamos trabajando muy fuerte con todo lo que tiene que ver con business intelligence, y el sistema TrazAR lo vamos a llevar a blockchain donde GS1 está jugando una carrera muy importante. Nos interesa además, avanzar mucho con los marketplaces en todo lo que tenga que ver con la identificación de los productos. Este boom del e-commerce hizo que se nos acercaran muchos de los marketplaces para generar acciones y darle previsibilidad y visibilidad de su producto al cliente. Sobre estos temas recibimos muchas consultas online en nuestras bases buscando información real de que lo que se está vendiendo es un producto de mercado, de un fabricante reconocido. A nosotros la pandemia nos obligó primero a surfear la ola y por otro lado a subirnos al tren, y atrás nuestro vinieron todos nuestros socios con sus necesidades y urgencias. Tuvimos un trabajo muy fuerte en todo el equipo porque GS1 hoy no es un código de barras, es toda una plataforma de servicios que está para respaldar al afiliado.

¿Se pensó en implementar un OSA para las cadenas regionales y el e-commerce?

#Hoy la prioridad con las cadenas regionales es sumarlas al EDI GS1 y para eso estamos tratando de incorporar la mayor cantidad posible. El objetivo prioritario es afianzarlas desde lo digital. Después tenemos el programa OSA PyME, que no es sólo para las PyMEs proveedoras sino también un programa apto para llevarlo a las cadenas regionales. Está en carpeta, pero no ya. Lo que sí se hizo el año pasado fue incorporar 5 cadenas regionales al FMG con la idea de ir haciéndolas crecer primero en el este estudio, pero lamentablemente este año la pandemia nos obligó a dejar el proyecto en suspenso. En cuanto a un OSA para e-commerce es algo que tenemos en curso con la CACE, porque ahí pesa mucho cuál es la política de publicación de la cadena. Hay cadenas que publican desde el stock y otras desde una disponibilidad virtual. Hay una cadena con muy buena presencia en e-commerce que si no tiene producto no te deja comprar, pero es muy difícil conectar esa información de cuándo el cliente quiso comprar algo y no estaba en stock, exige todo un desarrollo que es complicado.

TAGS | Supermercados, GS1, Tecnología, Blockchain, Retail

También podría interesarte





© Copyright 2020 - Trade & Retail